DECU_F_E

Escritos del Siervo de Dios Doctor Ernesto Cofiño.

Imprimir

La vida siempre es un bien

"A la hora del juicio seremos vistos exactamente como hemos sido, sin tapujos, sin pretextos, sin disimulos.
Jesús, el Justo Juez, nos juzgará por nuestras obras de amor al prójimo: lo que hicimos a los demás, es como si lo hubiésemos hecho al Señor.
Debemos amar a todos, porque todos son hijos de Dios, pero especialmente a los que Dios pone cerca de nosotros: nuestra familia, amigos, los que comparten nuestra misma fe: es caridad bien entendida.
El Señor nos da a cada uno un determinado número de "talentos" y de ellos debemos responder, son las oportunidades de poder y de saber servir sobre las cuales se nos juzgará". (Cuaderno 2-2, pág. 9)