DECU_F_E

Escritos del Siervo de Dios Doctor Ernesto Cofiño.

Imprimir

La Muerte

"Que no sea para mí la muerte como una amenaza, una angustia, un terror.
Que sea un aviso saludable para estar bien preparado, listo a emprender el viaje, que no me encuentre desprevenido.

El pensamiento de la muerte no es agobiador, ni generador de tristeza. Será un ver las cosas claras, ¿a dónde iremos?
Lo que resulta interesante es que lo que tenga importancia en la vida lo pueda tener en la muerte.
Esto me debe hacer pensar en lo que es conveniente cortar, abandonar.
El tiempo que debo aprovechar bien es el tiempo presente, cuando estoy capacitado para juzgar con claridad, cuando puedo aún rectificar.
No confiar en la enfermedad postrera: ni sé cuánto durará, ni en qué condiciones me encontraré para sacar ventaja de ella."
(Cuaderno 2-2, página 8)