DECU_F_E

Escritos del Siervo de Dios Doctor Ernesto Cofiño.

Imprimir

Amar al prójimo por Dios es imitar a Jesucristo

"Lo que nos aleja de Dios es el pecado, en todas sus formas, porque es ofensa a Él que es infinitamente bueno. La parábola del hijo pródigo es una tipificación de cómo se puede perder el Amor a Dios por el deleite material. Tener verdadero horror al pecado y no menospreciar el pecado venial que nos va disminuyendo en la Gracia de Dios y nos expone a una caída mayor. Existe el pecado de omisión: no hacer aquello que Dios quisiera que hiciésemos.
En Amor siempre cabe hacer más, darse más, responder mejor a Dios. No debemos excusarnos porque seamos "débiles", muchos son los medios a nuestro alcance para fortalecernos". (Cuaderno 2-2, pág.6)