DECU_F_E

Escritos del Siervo de Dios Doctor Ernesto Cofiño.

Imprimir

Sinceridad


"Ser sinceros en todo momento, serlo siempre y no solo ocasionalmente, es una virtud que cuesta muchísimo esfuerzo, perseverancia, humildad y visión sobrenatural. Nuestra tendencia natural es la de aparecer como quisiéramos ser y no como somos, pero esto nos dificulta o impide el estar con Dios". (Cuaderno 1-6, página 8)
Imprimir

Docilidad y Humildad

"Luego, nuestra insignificancia, nuestra miseria, nuestros defectos, nuestra pobreza: no son nada!  Lo importante es lo que Dios esta añadiendo, lo que Él pone, lo que Él quiere.  Y por nuestra parte, la docilidad, el saber dejarnos llevar.
Imprimir

La vida siempre es un bien

"A la hora del juicio seremos vistos exactamente como hemos sido, sin tapujos, sin pretextos, sin disimulos.
Imprimir

En la precariedad de la existencia humana, Jesús lleva a término el sentido de la vida

"Luego, nuestra insignificancia, nuestra miseria, nuestros defectos, nuestra pobreza: ¡no son nada! Lo importante es lo que Dios esta añadiendo, lo que Él pone, lo que Él quiere. Y por nuestra parte, la docilidad, el saber dejarnos llevar.
Imprimir

El matrimonio y las fuentes de la vida según el plan de Dios

"Todo nos viene de Dios. Es Él quien nos busca y nos da los medios para que podamos hacer lo que Él quiere. Nosotros estorbamos su acción, cuando no ponemos empeño.
El planteamiento de la vida debe ser leal. No se trata de poner la vida al cristiano muy fácil, para que haya muchos cristianos." (Cuaderno 2-2, pág.1)
Imprimir

Primacía del hombre sobre las cosas

"El trabajo es elemento esencial en nuestra santificación. El trabajo debe ser  santificado para que nos santifique y santifique a los demás. Todo trabajo que sea digno, es magnífico instrumento de santificación. El perfecto equilibrio debe existir entre el trabajo, la vida familiar y la vida ascética, combinados en tal forma que se completen sin absorberse. Hasta la cosa más pequeña en nuestro trabajo ordinario debemos ejecutarla con presencia de Dios. El trabajo debe ser hecho siempre con alegría independientemente del resultado práctico". (Cuaderno 2-4, pág. 17)