DECU_F_E

Escritos del Siervo de Dios Doctor Ernesto Cofiño.

Imprimir

La plenitud de la vida se da a cuantos aceptan seguir a Cristo

"La Iglesia de Dios ha recibido de Cristo mismo un magnífico tesoro que ha custodiado por siglos para mantenerlo inalterado. Adhiriéndonos a lo que nos dice, siguiéndole sin vacilación y esforzándonos por comprenderle, tendremos la seguridad de mantenernos en el buen camino. Pero además, podemos ser guías seguros para los demás. Estemos bien preparados para luchar y combatir el error, para disipar la confusión". (Cuaderno 1-6, pág. 14)
Imprimir

Amar el sacrificio

"Es muy importante estar pendiente y decir ¿qué es lo que yo puedo dar? No estar calculando ¿Qué es lo que dan los demás, que podrían dar con relación a mí? Lo que cuenta es mi esfuerzo, mi generosidad y no tasar, apreciar o suponer el esfuerzo de los demás." (Cuaderno 1-1, pág.18)
Imprimir

Amar al prójimo por Dios es imitar a Jesucristo

"Lo que nos aleja de Dios es el pecado, en todas sus formas, porque es ofensa a Él que es infinitamente bueno. La parábola del hijo pródigo es una tipificación de cómo se puede perder el Amor a Dios por el deleite material. Tener verdadero horror al pecado y no menospreciar el pecado venial que nos va disminuyendo en la Gracia de Dios y nos expone a una caída mayor. Existe el pecado de omisión: no hacer aquello que Dios quisiera que hiciésemos.
En Amor siempre cabe hacer más, darse más, responder mejor a Dios. No debemos excusarnos porque seamos "débiles", muchos son los medios a nuestro alcance para fortalecernos". (Cuaderno 2-2, pág.6)
Imprimir

Transformar la cultura, impregnarla del mensaje de Jesucristo

"Que no sea para mí la muerte como una amenaza,! una angustia, un terror. Que sea un aviso saludable para estar bien preparado, listo a emprender el viaje, que no me encuentre desprevenido. El pensamiento de la muerte no es agobiador, ni generador de tristeza. Será un ver las cosas claras, ¿a dónde iremos?
Imprimir

Educación del Amor.

"En María -una criatura humana- encontramos: humildad, pureza, entrega. La tentación -bajo los más diversos aspectos- está siempre al acecho, aprovechará el menor descuido para "morder": la pureza exige lucha.